lunes, 20 de junio de 2011

Matemática Siniestra: 1 Minuto x No + Sangre

En Nuestra Aparente RendiciónPor Rossana Reguillo

¿Cuántos muertos, agravios, dislocaciones, desesperanzas y temores caben en un minuto?

Hablo como académica, como investigadora, desde hace un poco más de 20 años en torno a los jóvenes, su condición y sus mundos que, desde México hasta la Patagonia, desde Tierra de Fuego a España, se han convertido en una metáfora del cambio social, profetas del presente, los jóvenes anuncian la sociedad por venir.

Una matemática siniestra:

Ya Freud nos enseñó que lo siniestro es el dispositivo mediante el cual todo aquello cercano, familiar, descifrable, confiable, se convierte en su contrario: ajeno, indescifrable, atemorizante. He intentado pensar la situación nacional desde esta categoría: lo conocido deviniendo terror.

En un año hay 525 600 minutos, en lo que va de la llamada “Guerra contra el narco”, se han acumulado 2 millones, 620 mil minutos.

En este lapso, frente a los casi 40 mil muertos, se ha gastado en esta administración en seguridad 97 millones 328 mil pesos, cada minuto, aunque usted no lo crea, hasta sumar 255 mil 108 millones 280 pesos mexicanos. Esta suma representa el 250% del presupuesto total federal para todas las universidades e instituciones de educación superior públicas en un ejercicio fiscal.

Las tácticas de guerra han costado al país casi 67 millones de pesos x minuto; mientras que en el rubro de inteligencia se han gastado 7 millones x minuto.

El ingreso promedio mensual de los policías es de 6 mil 229 pesos, si lo multiplicamos por los 409 536 efectivos desplegados en las diferentes corporaciones en el país, tenemos que gastamos al año 2 mil 550 millones 999 mil 744 pesos. Si tomamos como base un promedio de 8000 mil muertos por año, significa que la relación salario policiaco-número de muertos, equivale a un gasto de 4 millones 844 mil pesos x minuto.

Algo no cuadra en esta matemática siniestra, especialmente aquella que desde otra perspectiva intente establecer correlaciones entre costos y consecuencias.

Y tomando solo como base la estadística de rechazo en la UNAM (como indicador a nivel nacional), para calibrar el tamaño de la exclusión, en los 2 millones 620 mil minutos de este sexenio, 500 mil jóvenes han quedado fuera del sistema universitario público que, aunados a los casi 8 millones de los mal llamados Ninis, habrán quedado desprotegidos, excluidos. La cifra es nuevamente siniestra, x cada minuto que transcurre en este país 3 jóvenes quedan desprotegidos y por fuera del sistema, víctimas propiciatorias y caldo de cultivo de las fuerzas del narco.

Un minuto x no + Sangre es, desde mi punto de vista, un ejercicio extremo para volver evidente -a muchas voces- la urgencia de un cambio de rumbo.

La exigencia es clara: re-enfocar la estrategia de lucha contra las fuerzas del narcotráfico; cambiar la ecuación minimalismo de política social/maximalismo de la lógica policiaca del Estado por su contrario: + política social – gasto militar.

El país se desangra, 67% de los fallecidos en esta guerra tienen menos de 29 años, por esta vía la esperanza de vida se reduce; pero más allá de la estadística y de mi minuto apremiante quiero decir, que son justamente los jóvenes en sus activismos imaginativos y fundamentales, los que nos traen alternativas para enfrentar el caos. Ejercitar la escucha nunca ha sido tan vital en este país.

Dedico mi minuto x no + sangre a las y los jóvenes mexicanos, que pese a todo siguen en pie, construyendo en condiciones muy difíciles el país que imaginamos.

No hay comentarios: